Yulimar Rojas extiende su leyenda: tercer título mundial seguido

La venezolana Yulimar Rojas se consagró el lunes 18 de julio como la primera tricampeona mundial de triple salto en una jornada de Eugene-2022 en la que triunfaron otros cuatro campeones olímpicos y regresó a la pista la jamaicana Shelly-Ann Fraser-Pryce, un día después de su deslumbrante triunfo en los 100 metros.
Yulimar Rojas, dueña del récord mundial de triple salto (15,74 metros en el Indoor de Belgrado en marzo), confirmó su aplastante dominio de la disciplina al imponerse a la jamaicana Shanieka Ricketts, que se quedó con la plata con 14,89, y la estadounidense Tori Franklin, bronce con 14,72.
Campeona olímpica en Tokio-2020, Rojas posee ahora tres oros de Mundiales al aire libre (2017, 2019 y 2022) y otros tres en pista cubierta (2016, 2018 y 2022).
Disfrutando esta vez del apoyo de unos 10.000 aficionados en el Hayward Field de Eugene (Estados Unidos), Rojas sentenció el concurso con un segundo salto de 15,47, la mejor marca de la temporada, que resultaba inalcanzable para sus competidoras.
A partir de entonces, la venezolana buscó firmar una nueva gesta como la de un año atrás en los Juegos de Tokio-2020, con su primer oro olímpico y récord mundial (15,67), o como el pasado marzo en el Mundial de pista cubierta de Belgrado, donde ensanchó la marca hasta los 15,74 metros.
Pero Rojas firmó otros dos saltos de 15,24 y 15,39 metros, que también le hubieran dado el oro, y otros dos intentos nulos.
Aún así, confirmada su victoria, dio un grito de alegría y buscó la bandera venezolana en la grada para celebrar el título.
«Es verdad que (la medalla) no la siento de la forma en que sentí el Mundial de Belgrado, que lo hice con un récord», reconoció la siempre autoexigente Rojas.
«Hoy hacía un poco de frío, mucho viento y no encontraba la mejor carrera de impulso», afirmó. «Pero hemos cumplido con lo que vinimos a hacer aquí. Conquistar la medalla, saltar por encima de los 15 metros y lograr la mejor marca mundial del año».

Además de Rojas, otros cuatro campeones olímpicos en Tokio-2020 se apoderaron de los títulos de las otras finales de la tarde del lunes en Eugene: el catarí Mutaz Essa Barshim, el marroquí Soufiane El Bakkali, la keniana Faith Kipyegon y la belga Nafissatou Thiam
Mutaz Essa Barshim logró su tercer título mundial en salto de altura mientras el italiano Gianmarco Tamberi, con quien compartió el oro olímpico de Tokio-2020, fue cuarto. Barshim pasó los 2,37 metros, quedando el segundo puesto para el surcoreano Sanghyeok Woo con 2.35 y la medalla de bronce para el ucraniano Andriy Protsenko con 2.33, el mismo registro que Tamberi.

Tres oros mundiales seguidos es algo que nunca antes se había hecho. Vine aquí para asegurar eso”, dijo Barshim. “Defender mi título de Doha y recuperarme después de una lesión son las cosas más increíbles que me pueden pasar. A veces es difícil mostrar los saltos y la técnica que a la gente le gusta y espera ver de mí. Se necesita mucho trabajo, dedicación y pasión”.

El Bakkali, por su parte, conquistó su primer título mundial de 3.000 metros obstáculos acabando con 15 años de dominio keniano en la prueba. El Bakkali marcó 8m25s13, seguido por el etípe Lamecha Girma con 8m26s01 y el keniata Conseslus Kipruto con 8m27s92.
Nafi Thiam se impuso en el heptatlón a su rival holandesa Anouk Vetter, mientras que Faith Kipyegon ganó su segundo título mundial de 1.500 metros. Thiam aseguró su título con un gran remate en 800 llanos y reunió 6.947 puntos y luego se ubicó Vetter con 6.867, quedando el bronce para la estadounidense Anna Hall con6.755.

En los 1.500 metros femeninos, la calidad de Kipyegon la llevó al triunfo en 3m52s96, seguida por la etíope  Gudaf Tsegay con 3m54s52 y la británica Laura Muir con 3m55s28.

Menos de 24 horas después de su deslumbrante triunfo en los 100 metros, la jamaicana Shelly-Ann Fraser-Pryce se puso de nuevo las zapatillas para la clasificación de los 200 metros.
Fraser-Pryce, que el domingo conquistó su quinto título mundial en los 100 metros a sus 35 años, concluyó en segundo lugar de su serie con 22.26 segundos y avanzó a las semifinales del martes.
Sus compatriotas Shericka Jackson y Elaine Thompson-Herah, plata y bronce el domingo, avanzaron también a las semifinales de los 200 metros del martes con tiempos de 22.33 y 22.41.
En los 200 metros masculinos, el vigente campeón mundial Noah Lyles, en el día de su 25º cumpleaños, fue el más rápido en la primera clasificación con un tiempo de 19.98 segundos.
Su compatriota Fred Kerley, flamante campeón el sábado de los 100 metros, ganó la suya sin problemas con 20.17 al igual que el joven fenómeno Erriyon Knighton (20.01).
El dominicano Alexander Ogando, de 22 años, brilló también al imponerse en su serie con 20.01, récord nacional.

A primera hora del lunes, Etiopía completó un pleno de victorias, y de récords de campeonato, en el maratón del Mundial de Eugene con el triunfo de Gotytom Gebreslase en la prueba femenina.  Con un fulminante ataque final a la keniana Judith Jeptum Korir, Gebreslase llegó en solitario a la meta con un tiempo de dos horas, 18 minutos y 11 segundos, récord en la historia de los Mundiales.
El domingo Etiopía ya había festejado la victoria de Tamirat Tola en la carrera masculina, también con récord del campeonato.