Warner es el nuevo rey del deca, Felipe Vinicius quedó 18°

Ni siquiera el clima extenuante de Tokio pudo detener la notable actuación del canadiense Damian Warner quien, después de varios intentos en los primeros planos, alcanzó la cima mundial del decathlon. Warner tomó la delantera desde el arranque de la competición y terminó con 9.018 puntos, que lo convierten así en el cuarto hombre que supera la «barrera» de los 9.000 en el historial de las combinadas.

La representación sudamericana estuvo a cargo del brasileño Felipe Vinicius dos Santos, quien reunió 7880 puntos para ocupar el 18° puesto, en una competición donde los 16 primeros superaron los 8.000. Los parciales de Felipe fueron: 10s.58 en 100, 7.38 m. en salto en largo, 14,13 m. en bala, 2.02 m. en alto y 49s31. en 400 metros llanos durante el primer día; 14s58 en vallas, 39.91 en disco, 4.60 en garrocha, 54.56 en jabalina y 4m52s40 en 1.500.

El francés Kevin Mayer, poseedor del récord del mundo, mostró su ya clásico poderío del segundo día para remontar posiciones y terminó con la medalla de plata, con 8.726 puntos, repitiendo su actuación de Rio 2016, cuando escoltó al estadounidense Ashton Eaton.

La medalla de bronce fue para el australiano Ashley Moloney, campeón mundial u20, que tuvo 8.649 puntos. El alemán Nicklas Kaul, campeón mundial en Doha 2019, tuvo que abandonar, lesionado durante la primera jornada.

Los parciales del campeón fueron: 10s12 en 100, 8.24 en largo, 14.80 en bala, 2.02 en alto y 47s48 en 400 durante el primer día; 13s46 en vallas, 48.67 en disco, 4,90 en garrocha, 63.44 en jabalina y 4m31s08 en la clausura. Simplemente excepcional, teniendo en cuenta que algunas de esas marcas lo hubieran ubicado en finales individuales (especialmente en largo con opción a medalla).

Warner era el candidato y el que se presentaba en mejor forma, tras ganar el deca de Götzis, en mayo pasado, con 8.995 puntos. En los Juegos de Londres 2012 ocupó el 5° puesto con 8.442 y subió al podio en Rio -detrás de Eaton y Mayer- con 8.666. Su victoria de este jueves 5 de agosto lo convierte en el primer canadiense que gana el decathlon olímpico, en un historial donde su país ya tenía dos medallas de bronce (la citada del propio Warner y la de Dave Steen en 1988).  Warner también estableció el récord olímpico, superando los 8893 puntos del checo Roman Sebrle (Atenas 2004) y del citado Eaton en Rio. Entre sus palmarés cuenta con dos oros en los Juegos Panamericanos (2015-2019) y otro en los Juegos de la Commonwealth (Glasgow 2014). Y también había estado entre los mejores de los Campeonatos Mundiales (subcampeón 2015, bronce 2013 y 2019), 5° en 2017). Además de sus condiciones naturales, especialmente su velocidad, se trata de un decathleta muy consistente, que ya completó 28 de los 31 concursos en los que ha participado.

Kevin Mayer, su escolta, se había lesionado durante el Mundial de Doha, meses después de establecer el récord mundial actualmente vigente de 9.126 puntos en Talence. Pero a fines de 2020 consiguió retornar para buscar la marca clasificatoria, en la isla de La Reunion.