Sorprendentes relevos 4×100 en el Mundial de Eugene

Las definiciones en las postas 4×100 estaban entre los asuntos más esperados del sábado 23 de julio, penúltima jornada del Campeonato Mundial en Eugene, Oregón. Y ambas terminaron con cierta sorpresa.

En la prueba masculina, Canadá se anotó con 37s.48 para superar al favorito Estados Unidos (37s.55), con medalla de bronce para la siempre efectiva cuarteta de Gran Bretaña (37s.83). Luego llegaron Jamaica (38s.06), Ghana (38s.07), Sudáfrica (38s.07) y el equipo brasileño (38s.25) que formaron Rodrigo Pereira do Nascimento, Felipe Bardi dos Santos, Derick de Souza Silva y Erik Felipe Barbosa Cardoso.

Aaron Brown, Jerome Blake, Brendon Rodney y el campeón olímpico de 200, Andre DeGrasse, le dieron el título a Canadá, delante de EE.UU., que no pudo contar con el campeón individual Fred Kerley –lesionado en las eliminatorias de 200- pero sí con otros nombres relevantes: Christian Coleman, Noah Lyles (flamante campeón de 200), Elijah Hall y Marvin Bracy, bronce individual del hectómetro.

La clave fue el último pase, ya que DeGrasse sincronizó perfecto con Rodney, mientras Hall y Bracy se complicaron. La mínima ventaja que tomó allí DeGrasse se mantendría hasta el final.

 

“Después de las lesiones y el covid, fue grandioso terminar los campeonatos así”, dijo De Grasse, quien contrajo el coronavirus por segunda vez hace menos de un mes. Ahora no pudo clasificar para la final de 100 y desistió de los 200, al no encontrarse en las mejores condiciones. Pero Canadá –que ya fue campeón mundial con el relevo corto en 1995 y 1997- también había avisado que tenía un fuerte equipo en esta generación, al lograr la medalla de plata olímpica en Tokio, el año pasado, detrás de Italia.

Pero si este resultado del 4×100 tuvo cierta dosis de sorpresa, más aún fue el relevo corto femenino: Jamaica –que contaba con las tres medallistas individuales del  hectómetro- no pudo con Estados Unidos, que marcó 41s.18 y la aventajó por cuatro centésimas. La medalla de bronce fue para Alemania con 42s.03, Nigeria fue cuarto con récord africano de 42s.22 y otra revelación resultó España con su récord nacional de 42s.58 en el quinto puesto.

Melissa Jefferson, Abby Steiner, Jenna Prandini y Twanisha Terry se convirtieron en las heroínas estadounidenses al superar al “Dream Team” jamaiquino integrado por Kemba Nelson, la campeona olímpica Elaine Thompson-Herah, la quíntuple campeona mundial Shelly-Ann Fraser-Pryce y la flamante campeona de los 200 metros, Shericka Jackson.

Steiner, que había ganado títulos nacionales de la NCAA y de EE. UU. en la pista de Hayward Field a principios de esta temporada, dijo que podía escuchar a la multitud coreando su nombre. “Recibí un impulso de energía justo antes de correr al saber que tanta gente nos miraba y nos apoyaba”, dijo. Prandini, corriendo en su pista local en la Universidad de Oregón, tuvo un intercambio casi impecable con Terry, lo que le dio tal ventaja sobre Jackson que la jamaicana no pudo cerrar la brecha. “La carrera fue electrizante”, dijo Terry. “Escuchaste el estadio. El estadio enloqueció. Lo acabamos de traer a casa”.