Rumbo a Guayaquil: los atletas más exitosos del historial del Sudamericano (hombres)

El atleta más laureado en la historia de los Campeonatos Sudamericanos, entre los hombres, es el chileno Manuel Plaza, quien alcanzara -además- la medalla de plata del maratón en los Juegos Olímpicos de Amsterdam, en 1928.

Nacido en 1900, Plaza venía de un hogar muy humilde y trabajaba como «canillita» (vendedor de diarios), algo que también distinguió a otros grandes fondistas del historial sudamericano como el argentino José Ribas y el ecuatoriano Rolando Vera. En 1924, durante los Juegos Olímpicos de París, ocupó el 6° lugar del maratón y cuatro años después llegó al podio, escoltando en 26s al argelino -representante de Francia- Ahmed Boughera El-Ouafi. Plaza falleció en 1969.

Plaza logró 18 medallas de oro, 1 de plata y 1 de bronce en el total de sus participaciones en los Sudamericanos, que comenzó en 1920 en su país y concluyó trece años más tarde en Montevideo. En segundo lugar aparece el velocista brasileño Robson Caetano da Silva, quien también conoció la gloria olímpica con su medalla de bronce de los 200 metros llanos en los Juegos de Seúl 88 donde, por cierto, también estuvo en la histórica final de los 100 (aquella de la descalificación de Ben Johnson). Robson animó los Campeonatos Sudamericanos desde 1985 y durante una década, totalizando 14 triunfos y una medalla de plata. Otro gran velocista de su país, el carioca José Bento de Assis Junior, ganó 13 pruebas, entre 1937 y 1945. Y con 11 medallas de oro aparecen el velocista chileno José Vicente «Potrerillo» Salinas (además de 3 de plata y 2 de bronce para un total de 16) entre 1927 y 1935, el fondista argentino Osvaldo Suárez (además de 1 de plata y 1 de bronce) entre 1956 y 1967 y su compatriota Valerio Vallania, quien ganó 11 pruebas y 2 medallas de bronce entre 1922 y 1931.

El atleta más exitoso en un mismo Campeonato fue el mencionado «Potrerillo» Salinas quien en 1935, en la pista de la Escuela Militar de Santiago de Chile, protagonizó una inigualable hazaña: triunfó en cinco pruebas (200 y 400 llanos, 400 con vallas y ambos relevos) y fue subcampeón en los 100 metros, aventajado en una décima por el brasileño José Xavier de Almeida.

Su compatriota Manuel Plaza también ganó cinco pruebas en Rio de Janeiro 1922 en un demoledor esfuerzo: 3.000, 5.000 y 10.000 metros llanos, cross country y maratón. Otro que ganó cinco pruebas fue Bento de Assis en Montevideo (1945): 100 y 200 llanos, salto en largo y ambos relevos. Y otro atleta que logró cinco medallas en un mismo Sudamericano fue el fondista argentino Domingo Amaison quien en Rio de Janeiro (1965) se consagró campeón de los 5.000 llanos y 3.000 con obstáculos -especialidad en la que ostentaba el récord- además de subcampeón en 10.000 y bronce en 1.500 y maratón.

El atleta con más títulos en una misma prueba es el argentino Juan Ignacio Cerra, quien obtuvo en 9 oportunidades el lanzamiento del martillo, entre 1997 y 2011. La sigue el chileno Gert Weil, un finalista olímpico y mundial de bala, quien dominó esta prueba en los Sudamericanos en 8 oportunidades entre 1979 y 1995. Y hay cuatro atletas que ganaron sus pruebas en seis oportunidades: Robson en 200 metros (1985-1995), Vallania en salto en alto (1922-1931), el argentino Germán Lauro en bala (2006-2015) y su compatriota Ricardo Heber en lanzamiento de jabalina (1947-61).

En el caso de Cerra, además, hay que menciona que logró los nueve títulos de martillo en forma consecutiva, otra serie inigualada en estos Campeonatos.