Récord sudamericano de la panameña Woodruff en 400 con vallas

La panameña Gianna Woodruff brilló entre los exponentes sudamericanos que participaron en la jornada de este miércoles 20 de julio en el Estadio Hayward Field de Eugene/Oregón por el Campeonato Mundial de Atletismo. Woodruff consiguió su pasaporte a la final de los 400 metros con vallas al establecer un nuevo récord sudamericano de 53s.69, mejorando los 54.20 que había logrado el 21 de agosto del año pasado en este mismo escenario. Woodruff une así esta gran actuación, que la confirma en la elite internacional, a su final olímpica de la temporada anterior en Tokio.

La primera semifinal de los 400 vallas fue para la estadounidense Dalilah Muhammad con 53s.28 y luego se ubicó la ucraniana Anna Ryzhykova con 54s.51, pasando ambas a la prueba decisiva.

En la segunda, ganó la holandesa y bronce olímpico Femke Bol con 52s.84. Junto a ella avanzaron a la final Shamier Little (EE.UU., 53s61), Russell Clayton (Jamaica, 53s.63) y Britton Wilson (EE.UU. 53s72). Y en la tercera semifinal ganó la campeona olímpica y recordwoman mundal Sydney McLaughlin (EE.UU.) con 52s.17, delante de Woodruff. Aquí se ubicó 7a. la recordwoman colombiana Melissa González con 55s.13, cerca de su primado de 54.80 logrado este año en Bydgoszcz.

McLaughlin es la favorita de la prueba, tras establecer el récord mundial de 51.41 el pasado 25 de junio en este mismo escenario, durante los Campeonatos Nacionales de EE.UU.

También hubo presencia sudamericana en las semifinales de los 400 metros llanos para damas, aunque sin chances de ingresar a las zonas centrales. Estas semis vieron como más veloces a las consagradas de la prueba, Shaunae Miller-Uibo (Bahamas) y Marileidy Paulino (Dominicana), ambas por debajo de los 50 segundos: 49.55 y 49.98 respectivamente. En la primera semi, la brasileña Tabata Vitorino de Carvalho llegó 8a. con 52s.42 y en la segunda, la guyanesa Aliyah Abrams fue sexta con 51s.79.

La clasificación femenina del lanzamiento de jabalina fue encabezada por la japonesa Haruka Kitaguchi con 54.32. Allí la ecuatoriana Juleisy Angulo estableció la 17a. marca con 57.28 y la brasileña Jucilene Sales de Lima, con 57.13, quedó dos puestos por detrás.

En las eliminatorias de los 5.000 metros llanos, copadas por las fondistas etíopes, las sudamericanas terminaron alejadas. En la primera serie ganó la etíope Gudafe Tesgay con 14m52s64 y allí la argentina Florencia Borelli fue 15a. con 16m06s36, un puesto por delante de la venezolana Edymar Brea (16m41s32). Jocelyn, la hermana de Edymar, compitió en la segunda serie y sus 15m46s75 la dejaron en el 16° lugar, mientras al frente estaba la etíope y recordwoman mundial Lettesenbet Gidey con 14m52s27.

Una lanzadora china Bin Feng dio la nota al obtener la prueba de disco con 69.12, delante de las atletas que venían dominando esta disciplina a lo largo de la última década: la croata Sandra Perkovic fue subcampeona con 68.45, 15cm. por delante de la estadounidense Valarie Allman, quien asomaba como principal favorita.

La otra final del día marcó el eclipse de Kenia en una especialidad donde, por tanto tiempo, se mostró imbatible: los 3.000 metros con obstáculos, en este caso para damas. Su mejor representante, Celliphine Chespol terminó 13a. Aunque el título fue para una atleta nacida en Kenia, Norah Jeruto, quien ahora representa a Kazajstán y marcó 8m53s02, nuevo récord de los campeonatos. Dos etíopes la acompañaron en el podio: Nerkuha Getachew con récord nacional de 8m54s61 y Mekides Abebe con 8m56s08.