Leticia Oro Melo, revelación con su medalla de bronce

Si la brasileña Leticia Oro Melo había sorprendido con su clasificación para la final del salto en largo -marcó 6.64, un centímetro más que su mejor registro personal- aún mayor fue la sorpresa con su medalla de bronce, este domingo 24 de julio, en el cierre del Campeonato Mundial en Eugene, Oregón.

Ella impactó de entrada con sus 6.89 metros (viento de 1,1 ms), mientras que sus cinco restantes saltos fueron nulos. Solamente la alemana Malaika Mihambo y la nigeriana Ese Brume se trenzaron en los primeros puestos, en tanto otras rivales pujaron por el bronce y quedaron cerca, pero no pudieron desplazar a la brasileña: la estadounidense Quanesha Burks registró 6.88 m. para el cuarto puesto, un centímetro más que la australiana Brooke Buschluehel (N° de la lista mundial 2022 con 7.13 m) y la sueca Khaddi Sagnie, todas en la segunda ronda.

Mihambo se consagró con 7.12, diez centímetros por delante de Brume.

Leticia, oriunda del estado de Santa Catarina (5-10-97), se convirtió así en la primera brasileña que llega al podio en el historial del salto en largo en los Mundiales, prueba en la que sus compatriotas Maurren Higa Maggi (campeona olímpica 2008 en Beijing) y Keila da Silva Costa sí habían sido finalistas.

Leticia ya «navegaba» por arriba de los 6 metros en 2016, temporada en la que consiguió 6.11 para un sexto puesto en el Trofeo Brasil. Recién se proyectó internacionalmente en la pasada temporada, cuando ganó el título sudamericano en Guayaquil con marca personal de 6.63 m. También había logrado esa marca, pero con viento a favor, en Braganca Paulista.

Una operación en el pie la marginó por varios meses de entrenamientos y competencias. De hecho, en este 2022 sólo había alcanzado a competir en el Trofeo Brasil, el 25 de junio en Rio de Janeiro, donde marcó 6.59 metros. Ahora se superó en la qually de Eugene con 6.64 y llegó a los 6.89 en la final que constituyen el tercer registro histórico de Sudaméricana, sólo precedida por Maggi y la colombiana -reina del triple salto en la era pre Yulimar- Caterine Ibarguen.

Mihambo, campeona olímpica en Tokio, obtuvo ahora su segundo cetro mundial con cierta cuota de tensión. Había cometido nulo en los dos primeros intentos y necesitaba superar los 6.69 en el tercero para avanzar a la última fase. Lo consiguió con sus 6.98. Ya en la cuarta ronda se ubicó adelante con 7.04, desplazando del liderazgo a la nigeriana Brume (bronce olímpico en Doha 2019 y Tokio 2021). Y los 7.12 definitivos de Mihambo sentenciaron la prueba.