Leticia Oro Melo fue la revelación con medalla en largo y Thiago Braz, 4° en garrocha

La brasileña Leticia Oro Melo fue la gran revelación en este Campeonato Mundial en Eugene, clausurado en la jornada del domingo 24 de julio. De 24 años y oriunda de Santa Catarina, logró sorpresivamente la medalla de bronce del salto en largo con su marca personal de 6.89 metros (viento de 1,1 ms)., en su único salto válido de la final, ganada por la gran favorita, la alemana Mikaila Mihambo.

Y en otra importante actuación, su compatriota y medallista olímpico de salto con garrocha Thiago Braz da Silva quedó cuarto con 5.87 metros, en la prueba en la que el astro sueco Armand Duplantis volvió a batir el récord mundial con 6,21 metros.

De este modo, el atletismo sudamericano culmina el Mundial en su mejor producción histórica, con 4 medallas de oro, 1 de bronce y 16 posiciones top 8, algo nunca ocurrido anteriormente desde que comenzaran estas competencias en Helsinki 1983.

El Mundial fue la segunda competencia del año de Letícia, hace siete meses fue operada por una rotura de ligamentos en la rodilla. Pasó a la final de salto en largo con 6,67 m (1,5), marca obtenida en el tercer y último intento, entonces su mejor marca personal, el sábado 23. Y el domingo, en la final, mostró mucha tranquilidad y empezó muy bien la carrera. Saltó 6,89 m (1,1) en su primer intento, de nuevo su mejor marca personal y bronce. Letícia tuvo nulo los saltos siguientes.

Mikaila Mihambo se consagró campeona con 7,12 m (1,0) y la nigeriana Ese Brume, con la medalla de plata, con 7,02 m (1,1).

Nacida en Joinville el 5 de octubre de 1997, el mejor antecedente de Leticia antes del Mundial eran los 6.63 m. que había logrado el año pasado, cuando se consagró campeona sudamericana en Guayaquil.

Entrena con João Carlos dos Santos y compite por la Asociación de Atletismo de Corville. La campeona olímpica Maurren Higa Maggi dijo que «estaba tan emocionada con el logro de Leticia que dejó atemorizadas a todas las grandes competidoras con su salto de 6,89 m en su primer intento».

Letícia dijo que es fan de Maurren y que entrenará para saltar 7 metros. “Este es mi camino, enfocado. No le tengo miedo a nadie. Estoy en shock, pero quiero agradecer a todos. Y decir que quiero llegar a los 7 metros, seguiré entrenando y sé que tengo condiciones. Cuando vi 6,89 m casi me desmayo», dijo Letícia. «Cuando voy a competir, tanto en el Estado como en el Mundial, pienso en una medalla», agregó.

Hasta ahora, los mejores antecedentes sudamericanos en el salto en largo femenino en los Mundiales correspondían justamente a Maggi (campeona olímpica 2008) quien fue 6ª. en Osaka 2007, 7ª. en Berlin 2009 y Edmonton 2001 y 8ª. en Sevilla 1999. También Keila da Costa Silva fue finalista en Osaka, cuando quedó séptima.

Thiago Braz da Silva, campeón olímpico en Río-2016 y bronce en Tokio-2021, quedó en cuarta posición en salto con garrocha, con 5,87 m. Thiago empezó bien: saltó 5,55 m y 5,70 m en el primer intento y 5,80 m en el segundo. Volvió a pasar el listón a 5,87 m en el primer intento, pero no superó la altura de 5,94 m en los dos siguientes. Trató de subir el listón a 6,00 m para continuar en la lucha por las medallas, pero no pasó.

 

“La medalla estaba ahí. En la carrera tenía esperanzas con la medalla. Solo me faltaba saltar 5,94 m, pero no funcionó. Tenía muchas ganas de la medalla”, declaró Thiago. Duplantis ganó la medalla de oro en salto con pértiga con un récord mundial de 6,21 m. El estadounidense Christopher Nielsen se llevó la plata (5,94 m) y el filipino Ernest John Obiena -que entrena con Thiago Braz en Formia- el bronce (5,94 m).