Duplantis, el rey y Thiago Braz, otra vez en el podio

Por Nicole Jeffery / World Athletics

El sueco Armand “Mondo” Duplantis hace que todo parezca fácil: se ha levantado para conquistar el mundo del salto con garrocha y tiene sólo 21 años. Este martes 3 de agosto le fueron suficientes cinco saltos -pero toda una vida de preparación- para convertirse en campeón olímpico.

Con la medalla de oro asegurada tras un primer saltó en 6,02 m, Duplantis elevó el listón a una altura récord mundial de 6,19 m, y sus ambiciones iban mucho más allá de la mera victoria. Por un momento pareció que había pasado al primer intento. Estaba muy por encima de él y caía de nuevo a tierra cuando lo rozó con el pecho y cayó tras él. Rehusó el segundo y no pudo con el tercero.

«El récord mundial hubiera sido bueno y sentí que estaba cerca, pero gané los Juegos Olímpicos, así que no me voy a sentar aquí a quejarme demasiado», dijo.

El futuro que parecía preestablecido cuando Duplantis emergió como un adolescente prodigio del salto con pértiga, enseñado por su padre Greg en el patio trasero tan pronto como pudo correr, sucedió en una noche húmeda en Tokio, cuando la superestrella sueca completó su adquisición de su disciplina.

A pesar de su juventud, Duplantis apenas ha perdido una competencia durante dos años, desde que Sam Kendricks, que no estuvo en la final en Tokio debido a un resultado positivo de Covid-19, obtuvo lo mejor de él en el Campeonato Mundial de Atletismo de 2019 en Doha. Apenas unos meses después, Duplantis se movió a un nivel que nadie más en la historia ha conocido, estableciendo récords mundiales sucesivos de 6,17 y 6,18 m en pista cubierta en febrero del año pasado.

En la temporada al aire libre se aseguró de convertirse en el rey indiscutible del salto con garrocha, con la mejor marca al aire libre de la historia, 6,15 m, en el encuentro de la Wanda Diamond League en Roma.

Este año sus mejores registros fueron 6,10, tanto indoor como outdoor.

En estos Juegos de Tokio pasó en primer intento los 5,55 m, 5,80 m, 5,92 m, 5,97 my 6,02 m. El único momento de presión aplicado por un competidor llegó a los 5,97 m cuando el estadounidense Chris Nilsen fue el primero en superar la altura. Pero Duplantis disipó inmediatamente cualquier amenaza potencial con su propio salto para mantener su ventaja.Nilsen luego hizo tres intentos a 6.02m pero no pudo pasarlo y tuvo que contentarse con la medalla de plata y un PB. «Hice un par de buenos saltos a seis metros, y estaba feliz de irme con eso, pero al final del día, Mondo iba a hacer todo lo posible para ganar ese oro y no creo que nadie pudiera detenerlo»,  dijo Nilsen.

El campeón olímpico de Río, Thiago Braz, de Brasil, logró la medalla de bronce con un 5,87 m, y todavía tiene el récord olímpico de 6,03 m de los últimos Juegos hace cinco años.

El ex poseedor del récord mundial y campeón olímpico de 2012 Renaud Lavillenie, que se lesionó el tobillo unas semanas antes de los Juegos, terminó en octavo lugar con un mejor salto de 5.70m.

Pero esta noche se trató de Mondo, el joven criado y entrenado por sus padres Greg y Helena para convertirse en el mejor saltador con pértiga de la historia. «Es una sensación surrealista, es algo que he querido durante tanto tiempo y finalmente lo logré», dijo. Desde que era un niño, amé mucho este deporte y siempre creí que me llevaría a lugares maravillosos y el hecho de que estoy aquí en los Juegos Olímpicos y tengo el oro olímpico, este deporte. me ha dado tanto. Nunca podré devolverlo «

 

¿ Te gustó esta noticia ?
¿ Quieres compartirlo ?
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
¿ Qué opinas ?

ArgentinaBoliviaBrasilChileColombiaEcuadorGuyanaPanamáParaguayPerúSurinamUruguayVenezuela

© 2021 atletismosudamericano.org