Cristhian Pacheco y su sueño olímpico, luego de la hazaña en Sevilla

El peruano Cristhian Pacheco encabezó –el último domingo 19 de febrero- la inolvidable performance de los fondistas sudamericanos en el Maratón de Sevilla, que se ha convertido en uno de los más importantes del circuito mundial. Allí Pacheco batió por tercera vez el récord de su país, consiguió la clasificación para el Mundial de Budapest 2023 y los Juegos Olímpicos de París 2024 y se convirtió en el cuarto atleta sudamericano en el historial que corre la más extensa y dura distancia del programa oficial por debajo de las 2 horas y 8 minutos.

Su registro de 2 horas, 7 minutos y 38 segundos sólo es precedido por los tres que lograron los brasileños Daniel Ferreira do Nascimento (2:04:51 el año pasado en Seúl), Ronaldo da Costa (2:06:05 que fue récord mundial el 20-9-98 en Berlin) y Marilson Gomes dos Santos (2:06.34 en Londres 2011). También el boliviano Héctor Garibay tuvo  un enorme mérito con su marca de 2:07:44, nuevo récord nacional y clasificación, para el 13° puesto en la general, dos por detrás del peruano. Y además el chileno Carlos Martín Díaz (en su debut en la distancia) y el uruguayo Cristhian Zamora se sumaron a la lista de recordmen nacionales de maratón, lo mismo que la ecuatoriana Bonilla en damas. Y el brasileño Paulo Roberto de Almeida Paula, próximo a cumplir 44 años, estuvo en la “frontera” de las 2 horas y 10 minutos, extraordinario una vez más para el tres veces olímpico por su país.

Pacheco nació el 26 de mayo de 1993 en Huancayo y es entrenado por su hermano Raúl, quien también fue un maratonista de elite (antecedente de 2:11:01 en Rotterdam 2015, que fue récord peruano hasta que lo superó Cristhian).

Representó a su país desde las competencias juveniles y así fue 8° en la categoría u20 del Sudamericano de Cross disputado en Lima 2012 (también, en mayores, fue campeón sudamericano de cross en El Salvador 2018 y 5° al año siguiente en Guayaquil). En pista, su única participación en el Campeonato Sudamericano de mayores se dio en Asunción 2017, aunque allí tuvo que desistir sobre 10 mil metros llanos.

En 2016, Cristhian consiguió su clasificación para los Juegos de Rio al correr en 2:12:16 en el maratón de Rotterdam, el 12 de abril. En su debut en la competencia olímpica quedó 52° con 2:18:41 y al final de esa misma temporada asistió al tradicional maratón de su país en la altitud de Huancayo (3.400 msm), donde finalizó segundo con 2:21:28. Se trata del llamado “Maratón de los Andes del Perú”.

Justamente ganó ese maratón en la temporada siguiente con 2:19:07.

En 2018 participó en el Mundial de Medio Maratón en Valencia, donde terminó 5° con 1:03:15. Y en septiembre brilló en el Maratón Internacional de Buenos Aires, quedando tercero –detrás de una dupla de encumbrados keniatas- con 2:11:19, obteniendo a la vez el título sudamericano de la distancia. Cerró esa ascendente temporada con su segundo triunfo consecutivo en Huancayo, donde marcó 2:15:14, registro de notable valor teniendo en cuenta la altitud de la localidad.

Cristhian Pacheco fue una de las estrellas de los Juegos Panamericanos del 2019, realizados en la capital de su país, al conquistar el maratón con una plusmarca nacional de 2:09:31, en una histórica performance del atletismo peruano ya que también Gladys Tejeda obtuvo la prueba en damas. Sobre el cierre de esa temporada asistió a uno de los maratones de mayor tradición en el circuito internacional (Fukuoka/Japón, donde fue 40° con 2:21:15).

La pandemia global frenó casi toda la actividad atlética por más de un año, pero Pacheco pudo asistir en 2021 al maratón olímpico en Sapporo, donde quedó 60° con 2:22:12.

Y ya el año pasado había recuperado su ascendente nivel. A principios de mayo obtuvo el Campeonato Nacional de medio maratón con 1:02:50. En septiembre, mejoró su récord nacional de maratón con 2:09:08 durante la disputa del Campeonato Nacional en Lima. Y ganó por tercera vaz en Huancayo con 2:17:26.

Fue la plataforma hacia este suceso en Sevilla.  “Estoy feliz de haberlo conseguido y ver los resultados de tanto esfuerzo. Sigo con la misma ilusión y ganas de dar todo en las competencias representando a mi país”, declaró el atleta, quien pidió respaldo de su país para poder mantener este nivel.

El deportista de 28 años dijo: “Estoy dos años dentro del nivel Top y es una gran ayuda. Según cómo un atleta avanza en sus marcas necesita más recursos. Es por eso que nos reunimos con el presidente del IPD, Guido Flores, para ir de la mano con mi Federación y seguir creciendo hasta lograr la medalla olímpica, porque ya demostramos que sí se puede”. Concentrado al máximo en su objetivo, Pacheco ya se encuentra en su natal Huancayo para descansar algunos días y retomar su preparación en los primeros días de marzo, bajo la supervisión de su entrenador y su hermano Raúl.

Estamos casi todo el día juntos. Me habla como entrenador y como hermano, me recomienda cómo alimentarme, descansar y planifica mis competencias. Él es lo mejor que tengo, le agradezco por la preparación que me da, porque estoy mejorando mucho en mi vida deportiva gracias a Raúl”, agregó.

Su máxima prueba antes de París 2024 será buscar revalidar en los Juegos Panamericanos Santiago 2023 la medalla de oro que ganó en Lima 2019 y para llegar en óptimas condiciones dejaría de participar en el Mundial de Atletismo de Budapest, al que clasificó en la Maratón de Sevilla.

“En unas semanas viajaré a Estados Unidos para volver a competir en las pruebas de pista, que son de 5 mil y 10 mil metros. Regreso y me enfoco en los Panamericanos, porque en maratón necesitas tener tres meses de recuperación como mínimo después de un evento. Si yo corro el Mundial, que es en agosto, ya no llegaría a Santiago, que es en noviembre. Personalmente me gustaría participar en Chile, pero el que decide es mi Federación”, manifestó.

Pero, así como está pendiente de su carrera deportiva, Pacheco no descuida su vida profesional. “Estoy en el tercer semestre de psicología en la universidad y en diciembre me graduaré en educación física”, finalizó el atleta.