Carmen Alder, flamante campeona u20… hija de otra gran campeona, Caizalitin

La juvenil ecuatoriana Carmen Alder, que acaba de consagrarse campeona sudamericana u20 de los 1.500 metros llanos en la Videna (Lima) este viernes 9 de julio, le aporta así el primer título de la competición a su país. Alder, surgida del Pinterhast High School en Estados Unidos y ahora enrolada en la Brigham Young University, en Provo (Utah) es la hija de dos atletas: el ex fondista Dan Alder… y una de las grandes campeonas juveniles del atletismo sudamericano -además de representante olímpica- de Ecuador hace tres décadas: Janeth Caizalitin.

Nacida el 21 de marzo de 1974, Caizaltini compitió por Ecuador en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, ocupando el 11° puesto en su serie de los 3.000 metros llanos con 9m32s39. Aún hoy mantiene el récord nacional ecuatoriano de los 1.500 metros con 4m17s70 (logrado durante el Iberoamericano de Manaus 1990, cuando apenas tenía 16 años) y el récord nacional junior del mismo país con 9m23s28 (obtenido en su serie del Mundial u20 de Plovdiv 1990). También cuenta con un registro personal en 5.000 metros de 16m04s47, cuando ya desarrollaba su campaña en Estados Unidos (20-4-96 en Walnut), representando también a la BYU. Por esa misma Universidad pasaron otros notables atletas de nuestra región como el argentino Tito Steiner y los brasileños Themis Zambrzycki y Agberto Conceicao Guimaraes.

Caizalitin asomó como el gran proyecto juvenil del atletismo de su país en 1989, cuando obtuvo el título sudamericano de la categoría u20 en Montvideo sobre 3.000 metros con 9m32s03, donde también fue medalla de bronce en 1.500. Semanas más tarde, ogró medallas de 3.000 y 10 mil metros en el Panamericano Junior de Santa Fe. Al año siguiente, en Bogotá, se proclamó campeona sudamericana juvenil en Bogotá con 4m42s7 para los 1.500 y subcampeona de 3.000. Y logró los títulos sudamericanos u20 de ambas distancias en 1992 (Lima) y 1993 (Puerto La Cruz), además del título panamericano junior de 1.500 en 1993 con 4m30s61.

Carmen Alder es una gran heredera de aquellas conquistas.