Barega le devuelve a Etiopía el reinado en 10 mil metros

Los ugandeses enviaron a su tercer hombre, Stephen Kissa, a hacer el gran desgaste en la carrera de los 10 mil metros llanos, la primera de las finales disputadas en el atletismo de estos Juegos Olímpicos, en la noche del viernes 30 de julio (la mañana en la hora de los países sudamericanos).  Sin embargo, si con el ritmo casi “suicida” que Kissa le impuso a la prueba en las seis primeras vueltas, estableciendo casi 50 metros de diferencia sobre el pelotón, pensaban que podían liquidar las aspiraciones de una potencia como Egipto, esta vez la táctica falló.

El etíope Selemon Barega se mantuvo siempre expectante a la posición de los dos candidatos ugandeses, el recordman mundial Joshua Cheptegei y el número 1 de la temporada en la distancia, Jakob Kiplimo. Y así resolvieron la carrera en una sensacional vuelta final, que le dio a Barega el triunfo en 27m.43s.22 y lo coloca, a sus 21 años, entre los herederos de aquellos formidables campeones que fueron Haile Gebrselassie y Kenenisa Bekele.  El otro de los créditos etíopes, Yomif Kejelcha, sí intentó prenderse a mitad de prueba con algunos cambios de ritmo y terminó relegado en el rush final, al igual que el único de los keniatas con cierta ambición aquí, Rhonex Kipruto. Los keniatas no conocen el triunfo en los 10 mil olímpicos desde que Neftali Temu ganara en la altitud de México, en 1968.

La noche muy cálida (27°C) y la alta humedad no permitían ritmos fuertes a estos 10 mil, por lo que en este tipo de pruebas –más tácticas- no valen aquellas formidables carreras contrarreloj como hizo  Cheptegei un año atrás, al pulverizar el récord del mundo de Bekele con 26m11s00 o el propio Kiplimo, quien aparece como uno de los mayores talentos de esta generación de fondistas a sus 21 años, tras ganar el Mundial de 21k en Polonia.

Estas son carreras tácticas, en busca de las medallas y en eso los etíopes son maestros. Barega ya había sorprendido como junior en el Mundial de Londres, logrando a sus 17 años el quinto puesto de los 5.000 metros, y dos años más tarde fue subcampeón en Doha sobre la misma distancia. Dentro del grupo puntero y después de que sonó la campana para la última vuelta, Barega decidió el ataque a falta de 350 metros. Allí se prendieron los dos ugandeses, confiando en sus remates, pero Barega resistió bien y siempre mantuvo una luz de ventaja, hasta cruzar la meta.

Estaba preparado para ese final”, dijo Barega, quien así le devolvió el predominio de la distancia a Etiopía, que había ganado por última vez con Bekele en 2008. Los dos Juegos Olímpicos siguientes (2012-2016) quedaron para el británico MoFarah, quien esta vez no clasificó.

Cheptegei, por su parte, comentó que no pudo acelerar antes debido a la lesión en el pie que le afectó en los últimos meses y que retrasó considerablemente su preparación.

Cheptegei se tuvo que conformar con la medalla de plata en 27m43s63, delante de su compatriota Kiplimo (27m43s88). Berioh Aregawi, el otro representante etíope, fue cuarto con 27m46s16 y por allí pudo mantenerse también el estadounidense Grant Fisher con 27m46s39. El canadiense Mo Ahmed, uno de los que estuvo peleando adelante hasta la última vuelta, terminó sexto con 27m47s76. Y Rodges Kwemoi, séptimo con 27m50s06, fue al final el mejor de los keniatas, quedando Kipruto noveno (detrás del etíope Kejelcha).

«Fue un sacrificio para el equipo», dijo Kissa. “Teníamos un plan para que yo siguiera adelante y que fuera una carrera rápida. Pensé que me iban a seguir, pero cuando miré a mi alrededor no estaban allí. Mis compañeros de equipo se quedaron atrás. No pudieron hacerlo «. Pero Kiplimo admitió que esa táctica no funcionó: «tratamos de acelerar, pero con este clima no fue posible».

Cheptegei comentó: «Vine aquí esperando ganar un oro, pero nunca se sabe cómo alguien se ha preparado y solo hay que estar agradecido y agradecido por haber tenido la mejor oportunidad de estar en el podio”, dijo. Agregó que le había molestado una lesión en el tendón de Aquiles y la falta de motivación en la preparación para los Juegos. «Este año fue realmente un año muy difícil para mí en términos de carreras. Es el año en el que he perdido toda la concentración, toda la fe. Había mucha presión y la estaba perdiendo en cada momento»

¿ Te gustó esta noticia ?
¿ Quieres compartirlo ?
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
¿ Qué opinas ?

ArgentinaBoliviaBrasilChileColombiaEcuadorGuyanaPanamáParaguayPerúSurinamUruguayVenezuela

© 2021 atletismosudamericano.org